lunes, 22 de febrero de 2010

Marketing emocional


Recuerdo el momento en el que... Y en realidad lo que hacía, no era más que crear una metáfora del propio recuerdo. Resultaba imposible reproducir exactamente todas y cada una de las experiencias que había tenido a lo largo del día, de la semana o del mes.
Esa es la razón por la que nos enamoramos del amor, idealizamos lo que no tenemos, deja de gustarnos lo que antes nos volvía locos o empieza a encantarnos aquello que nos parecía hortera. No existe la página en blanco, ni las palabras pensadas, tan solo las imágenes del recuerdo, las metáforas del presente o las invenciones del futuro. Demasiados vericuetos en el laberinto neuronal ¿a qué hora sueñan los pensamientos?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buscando por ahi... he encontrado este escrito... Deacuerdo, pero ese encantamiento es simple inmadurez, vanidad y egocentrismo... Es una mera relación contigo mismo: un espejo.
Existe el AMOR en su sentido mas amplio. Pero es muy dificíl de encontrar...

Anónimo dijo...

Decirte que te sigo desde Londres... Me encantas... tu manera de escribir, el blog y sin lugar a dudas, tú...
Anota mi dirección en el messenger:
franromerogomez@hotmail.com

B a la Moda dijo...

Qué profundo y qué verdad. Entre el pasado, el presente y el futuro, llevamos un jaelo que no sabemos ni lo que queremos.


xoxo
B* a la Moda

Gema dijo...

ay diossssssss cuanto me gusta tu corte de pelo...es idealllllll...

MAKING ICONS dijo...

que bonito post!yo estoy leyendo "amarse con los ojos abiertos" es muy interesante!!!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...